Archives

Archivos para

¿Cómo trabajar la comunicación participativa en la web?

Miro las noticias y veo que el Presidente Correa está muy esperanzado en que el pueblo apoyará las evaluaciones docentes; pues es una buena alternativa medir la capacidad de quienes enseñan al futuro de nuestro país.

Pero me pongo a pensar, ¡qué tal hacer una manifestación, ya sea en favor o en contra de una moción!, mediante participación cuidadana, de mejor forma si es mediante la web 2.0. Imaginémonos crear un blog donde se exponga puntos a favor o en contra de la evaluación docente y se forme un grupo de discusión, que genere debate y exponga la verdadera posición del pueblo respecto al tema. Pienso que eso tendría más validez que simplemente lanzar insultos a la contraparte y tratar de manipular al pueblo. También hay la opción para los que no son entes activos en ciertos temas, ¿por qué no seguir la situación mediante Twitter?, para transmitir paso a paso los acontecimientos y asuntos relacionados con la temática de interés.

Desde la ética periodística, mi propuesta de manifestación 2.0 sería injusta porque tal vez la contraparte no pueda acceder a las nuevas tecnologías; sin embargo, no sería un solución absoluta, porque existirían varias fuentes que corroboren o se opongan a las ideologías de quienes aprovechen de las maravillas tecnológicas.

¡El periodismo ciudadano no existe!

Con las conferencias de Comunicar en la Era Digital y con la realización de la recopilación de artículos para mi libro: Los enfoques del periodismo en el siglo XXI, pasé por la crisis del saber: entre periodismo comunitario y ciudadano, y sus funciones.

Primero vamos a definir cada uno, de acuerdo a mi percepción en los medios ecuatorianos.
Periodismo comunitario, o por algunos conocido como social, es aquel que hace su centro de interés e información en la comunidad, principalmente en sectores olvidados o poco focalizados. Por eso, la función de este periodismo es dar a conocer la realidad de este sector e involucrar al resto de la sociedad para que sean ellos quienes puedan contribuir con mejoras y soluciones. En este periodismo, las personas son el centro de la información y se usan como fuentes.

Ahora, periodismo ciudadano es aquel en el que las personas (sin ser periodistas) emiten información, ya sea por Internet o mandando sus notas a los medios de comunicación para que sean publicadas, como ha propuesto el diario Últimas Noticias.

La diferencia es clara aunque en muchos artículos académicos se los confunda. Sin embargo, al dichoso periodismo ciudadano no se lo puede considerar de tal forma, puesto que para ejercer el periodismo se requiere haber cursado la carrera o, por lo menos, haber ejercido el oficio.

Muchos estarán de acuerdo conmigo o algunos me dirán, pero en los medios existen personas que no son periodistas y laboran como tal. Yo les diré: es cierto, porque por mucho tiempo se consideró que periodista podía ser cualquier persona que transmita en papel, televisión o radio, sus conocimientos; tal vez por eso los medios andan en un proceso de decadencia.

Aún no me vinculo con el mundo laboral, pero por mi experiencia estudiantil puedo afirmar que los conocimientos que los futuros periodistas recibimos en las aulas  nos permiten analizar, discernir, plantear y desarrollar nuestras ideas de comunicación, de mejor forma que cualquier otro profesional.
Volviendo al punto del periodismo ciudadano, creo que ya es hora de que lo denominemos como participación ciudadana, pues como lo expliqué, la sociedad es nuestra fuente. Como algunos panelistas de la conferencia también lo mencionaron, los ciudadanos son fundamentales en el periodismo porque generan noticias, aportan ideas y enriquecen la información, pero no deben traspasar la línea que separa a colabaradores con periodistas.
¿Acaso en el mundo existen médicos ciudadanos o abogados ciudadanos?
¡Obvio no! Nadie podría asumir un oficio para el cual no se preparó.
Respetemos el trabajo de un verdadero periodista.

Verdadera función de un espacio de la comunidad

En nuestro país no existe verdaderos medios de comunicación comunitarios. Las radios han hecho un esfuerzo por crear estos espacios, pero no lo han logrado totalmente. Radio La Luna se creó con el propósito de ser un espacio comunitario y ciudadano; en su tiempo de vigencia ha cumplido solo con el primer punto porque tratan temas sociales, pero los emisores de la información no son la ciudadanía o la representación de ella, en la mayoría de casos.

La Luna ahora es una radio que defiende sus intereses comerciales. Tiene espacios de expresión abiertos para la sociedad pero si no existe el factor económico de por medio, la vigencia de estos espacios es limitada. Los voceros radiales son figuras del medio, que muchas veces no se encuentran relacionados con los temas sociales, por lo cual no brindan en sus programas segmentos comunitarios.

Es verdad que los medios de comunicación se han convertido en estrategias de marketing, pero nunca se deben olvidar que su existencia está ligada directamente a la sociedad y es gracias a ella que existen.

¿Existe un defensor de los lectores?

Como lo mencioné en el post anterior exite en el diario El Telégrafo el defensor del lector y de igual forma el diario El Hoy cuenta con su defensor…
La pregunta es: estos defensores, valga la redundancia, DEFIENDEN los intereses de los lectores o de los medios?
Al leer estos medios de comunicación escrita nos damos cuenta que manejan los temas con objetividad, por decirlo así, y tratan de que los lectores se sientan a gusto con su información. Cuando existe un problema en la información emitida es cuando interviene el espacio de defensa del lector o mejor conocido en otros medios como las cartas de los lectores, pero la gran diferencia es que en el nuevo espacio denominado de defensa, existe uan persona encargada de recoletar las protestas o sugerencias de lectores y de dar una solución a sus demandas y, en ciertos casos, se encarga de criticar los errores de las publicaciones del diario y cuida el derecho de respuesta del lector.
En el espacio, muy pocas veces se hacen las correcciones de los errores y se emiten las disculpas si fueran necesarias porque se debe mantener una imagen perfeta del periódico. Las cartas y sugerencias con las que copan la sección.
En Gamavisión existe el programa ERRATAS, que se ha encargado de criticar las valencias de los medios escritos, pero lo conveniente sería que la propia prensa admitiese y rectificase sus deficiencias, porque al fin al cabo son ellos quienes conocen el trasfondo de sus informaciones.
Los lectores nos encontramos expuestos a las tergiversaciones que en ciertas ocasiones puede presentar los periódicos y, con ello, nos vemos inmersos en la contraparte: la de los defensores y otros medios de comunicación que critican a la prensa, sin ofrecer soluciones concretas.
Lo que debemos hacer todos es aprovechar los espacios de expresión que los medios de comunicación nos ofrecen para sin necesiadad de intermediarios, poder nosotros valorar el trabajo de los medios desde la perspectiva periódistica y valorar la calidad de información que recibimos como lectores.

A %d blogueros les gusta esto: