Read!
Artículos de opinión, Periodismo

Ley de Comunicación (Montúfar VS Tibán)

La creación de una Ley de Comunicación es fundamental para el correcto funcionamiento y control de la información. En los últimos meses se han presentado varios proyectos, de los cuales es interesante analizar los puntos planteados por César Montúfar y Lourdes Tibán, debido a las contraposiciones de sus propuestas.
El proyecto de ley de Montúfar enfatiza ampliamente en los derechos de la comunicación y libertad de expresión, al igual que el respeto a la labor periodística; sin embargo, existen muchas dudas respecto al cumplimiento de dichos derechos porque se condiciona su cumplimiento a organismos de control, que no tiene funciones explícitas; por ejemplo, en el caso de espacios deliberativos de la sociedad civil y audiencias ciudadanas, que serán críticos del proceso comunicativo, no se expresa la independencia y libertad que debe caracterizar a sus miembros, ni el alcance de sus funciones.
Por otro lado, el proyecto de Tibán es una propuesta de integración comunicacional, que busca abarcar a todos los sectores de la sociedad para que cada uno sea partícipe de los procesos libre expresión y acceso a la información. A diferencia del otro proyecto, en éste se detallan las funciones que tendrán organismos como el Consejo Nacional de Comunicación, el Ministerio a cargo y otros, en los cuales se desempeñarán representantes de todos los sectores de la comunicación (representantes de los pueblos y nacionalidades indígenas, campesinos, representantes universitarios, etc.), es decir, se rompe con el centralismo que invoca el proyecto de Montúfar. Entonces, pese a las diferencias ambos proyectos proponen la existencia de un órgano estatal controlador del cumplimiento de los derechos de la comunicación.
Otra semejanza es el establecimiento de derechos y obligaciones de los medios de comunicación. El proyecto de Montúfar implanta derechos desde una perspectiva proteccionista, es decir, que tienen total libertad (del Gobierno) y respaldo de la Ley para su ejecución; en cuanto a las obligaciones casi son nulas, simplemente se plantean sanciones en caso de que se atente contra los derechos de los medios. En cambio, el proyecto de Tibán plantea los derechos y obligaciones como acciones inherentes a los medios, sin separar una de la otra, desde una perspectiva de derechos humanos, educación, valores, creatividad, etc.; de igual forma, se establecen sanciones en caso de incumplimientos de la ley en general.
En muchos casos, la propuesta de Montúfar presenta planteamientos generales, por ejemplo en el caso de concesiones de frecuencias se establecen los parámetros bajos los cuales se realizarán pero no se define porcentajes que corresponderán a cada sector: público, privado o comunitario. Que a diferencia de Tibán siempre se menciona estos tres ámbitos en los que se desea se desenvuelva equitativamente la comunicación. En este proyecto también se detallan, en mayor parte, aspectos jurídicos políticos que involucran a los sectores minoritarios y se expresa el deseo del ámbito técnico, para abarcar las nuevas tecnologías, que en el caso del proyecto de Montúfar están ausentes.
Lo que una buena Ley de Comunicación necesita es proponer la participación activa de toda la sociedad en la regulación de los medios. La figura del Estado (no del Ejecutivo) también es esencial, puesto que desempeñará un papel protagónico al ser una fuente directa de información, y no por ello, los representantes políticos deberán asumir funciones de control, simplemente de participación. El proyecto de Lourdes Tibán tiene excelentes planteamientos de inclusión y desmonopolización de los medios de comunicación, sin embargo, necesita ajustes de carácter político, para que no se interprete como una ley enfocada únicamente en rescatar el papel de sectores que antes no han sido considerados, sino más bien para que se considere como una ley que puede brindar oportunidades de participación para toda la ciudadanía y de progreso de todos los medios.

Anuncios

Acerca de Didis

Licenciada en Comunicación, mención en Periodismo, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Sus intereses profesionales se enfocan en el periodismo multimedia, comunicación para el desarrollo, community management. Entre sus aficiones están la producción audiovisual, el cine, la poesía y la artesanía. Actualmente se desempeña como periodista freelance en Tevesur Cusco. Fue conductora del noticiero especializado Economía y Negocios, reportera y asistente de producción en Multimedios 106 de Quito, Ecuador. Trabajó como Servidor Público de Apoyo en el departamento de Digitalización y Archivo de la Superintendencia de Compañías en 2011. Realizó pasantías de reportera del noticiero 24 Horas, de Teleamazonas en 2010 – 2011. Se desempeñó como Asistente de Producción en Estación Web desde 2009 a 2010. Realizó pasantías en el departamento de Comunicación de la Vicepresidencia de la República en 2009. Coproductora y locutora del programa radial Alternativa Juvenil de Ex Radio la Luna desde 2007 a 2008.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: