Archives

Archivos para

¿Qué significa ser estudiante de periodismo, hoy?

¡Con qué ilusión y entusiasmo tomé la decisión de estudiar periodismo! Han pasado casi cuatro años de formación y aprendizaje. Falta poco para convertirme en una periodista profesional y lanzarme al mundo real: el Gobierno y parte de la sociedad catalogando al periodismo como un oficio corrupto, al servicio de los grandes grupos económicos. Entonces, ¿Cómo ejercer una profesión que supuestamente es maliciosa y afecta a la sociedad, que se supone es a quien en realidad debería servir?

En la actualidad, el periodismo ha sido duramente criticado y desvalorizado, incluso, el Presidente afirma tener más credibilidad que la prensa; por ello, ahora se plantean varias leyes de comunicación para regular a los medios. La idea de una Ley de Comunicación no debería limitarse a regular, sino a mejorar el oficio. Y aunque, aparentemente, la ley (exactamente los artículos destinados a los medios y periodistas) aún no nos involucre directamente, nosotros, como futuros profesionales, tenemos el deber de conocer los pros y contras de los anteproyectos y seguir propiciando cambios que beneficien al periodismo y eviten cometer los errores que hasta ahora han hecho quedar mal nuestra profesión.

A los medios de comunicación del país les falta objetividad. El periodismo ya no es una labor de servicio social, sino de fines de lucro. Tal vez por eso, se ha disminuido la calidad de información y se ha subestimado la capacidad de los periodistas. Pero no por ello, los estudiantes nos desanimaremos o seremos mediocres; por el contrario, estas falencias nos deben alentar a superarnos, capacitarnos, estar al día en la información y en las nuevas tecnologías de la comunicación, para aplicarlas de mejor forma en nuestro futuro puesto de trabajo. Además, desde nuestro papel de estudiantes podemos despertar la conciencia de la sociedad (amigos, familia, conocidos), respecto a cómo se están manejando los medios y, a partir de ello, generar espacios de discusión para salir adelante juntos.

A un paso de laborar en los medios, los que llevamos el periodismo en el alma debemos plantear y hacer una reivindicación, principalmente de la autenticidad de un periodista. Si un periodista o medio de comunicación pierde su credibilidad, pierde la esencia de su oficio. Y lo que es peor, como dice el mexicano Ernesto Villanueva de la UNAM, “si la prensa se equivoca, es la opinión pública la que se equivoca”. En nuestras manos tenemos el poder de orientar y guiar a la sociedad, siempre y cuando, sea con ética profesional. ¡Qué gran responsabilidad asumimos los periodistas! Y pensar que todo comienza en las aulas.

Anuncios

Un turnito, por favor

¡Qué difícil ha sido hablar con Correa! Ha pasado una semana desde que los índigenas comenzaron sus manifestaciones en contra de la Ley de Recursos Hídricos. Y en siete días no han podido hablar con el Presidente.

Tuvo que haber una muerte para que se pueda llevar a cabo un diálogo verdadero entre el Gobierno y el sector indígena. En la reunión de hace unas pocas horas, ambas partes llegaron a un acuerdo para la Ley de Recursos Hídricos y la reforma de la Ley Minera. Además se definió las investigaciones que se realizarán acerca de la incitación de las radios de Morona y los causantes de la muerte del maestro Bosco Wizuma, fallecido durante las protestas indígenas de la anterior semana.

¡Cuánto que ha costado hablar con Correa! Imaginar todo lo que nos hubiéramos evitado si aceptaba el diálogo a tiempo. Pero para un próxima ocasión quisiera saber con quién debemos hablar los ciudadanos para que nos concedan unos minutos. ¿Será con los señores Alvarado, con Mashi o con alguno de los tantos asesores? Bueno, a quien sea, desde ahorita les pido un turnito para hablar, por favor

¿Y ahora el Gobierno es el único creíble?

En el enlace radial 140, el presidente Correa no desaprovechó la oportunidad para criticar la labor de los medios de comunicación y, por ende, de los periodistas. Lo que más me causó gracia de su común imprecación, fue la afirmación que hizo acerca de que él tiene mayor credibilidad que la prensa.
Es cierto que los medios de comunicación han tenido fallas que el Presidente las ha exaltado y ha aprovechado para deslegitimarlos. Yo como periodista y cuidadana cuestiono y critico la labor de los medios; debido a que los errores y equivocaciones de algunos está generando que se generalice el trabajo de todos. Luego ¿qué va a pasar si la totalidad de los medios de comunicación y periodistas perdemos la credibilidad? ¿Se va a formar uan ciudadanía que fundamente su saber y opinión en una sola fuente, en este caso, la del Gobierno? Según, José Villamarín Carrascal, comunicador y decano universitario, “esto sería fatal para la democracia y, por ende, para el país. Sería como volver a la época nazi. Y no importa cuál gobierno sea. Lo ético y lo responsable es el equilibrio y contrastación de fuentes. ¿Qué eso no es periodismo?. Por supuesto que no. Eso es propaganda, por lo que sería suficiente con tener un solo periódico en el país (Napoleón, para mantener el control de su poder inmaculado, cerró los más de mil publicaciones periódicas que había entonces y dejó un solo periódico por provincia y creó el Monitor, un diario controlado por él, cuyos artículos debían ser reproducidos por los periódicos de provincias)”
¿Es acaso eso lo que queremos para nuestro país? ¿no es eso lo que nos propone la Ley de Comunicación del Ejecutivo, bajo sutiles artículos de control y regulación de la información?
Esto no es respetar la libertad de expresión ni información y, mucho menos, revalorizar y fomentar el verdadero periodismo.
Al final del enlace, el presidente Correa selló su discurso anti prensa con una frase que nos pone a reflexionar:
“La exageración de toda indole es escencial al periodismo como el arte dramático pues el objeto del periodismo es hacer que los acontecimientos lleguen lo más lejos posible” Arthur Schopenhauer
¡Qué cinismo del señor presidente! Habla de dramatismo de los medios cuando él también exagera en sus discursos. La prensa exagera por sus fines de lucro, pero Correa por sus fines de manipulación. En los proyectos de Ley de Comunicación varios artículos se dedican a exaltar los derechos que la ciudadanía tiene para exigir una información objetiva y veraz. Y esto también se debería aplicar en el caso de politicos mentirosos y charlatanes
Pero por lo menos no todo es acusación, el Presidente también exaltó la objetividad que los medios han presentado en los temas del levantamiento indígena, y aseguró que lo han hecho por las pruebas que tiene el Ejecutivo para demostrar la verdad.
Mientras Correa insulta, exalta y vuelve a insultar a los medios de comunicación. Los periodistas seguiremos trabajando para mejorar y demostrar a la sociedad que la prensa es objetiva y digna de credibilidad. A la vez, realizaremos un análisis crítico del trabajo que nuestros colegas estén haciendo mal, para rescatar el verdadero oficio periodístico.

A %d blogueros les gusta esto: