Archives

Archivos para

¿Comunicadores, emisores o voceros?

La labor periodística es esencialmente la de ser un comunicador, pero la concepción profesional de los periodistas en los tradicionales medios de comunicación nos ha limitado a ser unos simples emisores, ¿por qué?

En el esquema de comunicación, un elemento es el emisor, que es considerado como el objeto o ser que produce un mensaje. A los comunicadores se no ha asignado esa tarea, y en la mayoría de casos la producción se basa en temas impuestos por el medio de comunicación para el cual se trabaje. Es decir, nuestro trabajo es reducido aún más que el de emisor, somos voceros de los intereses particulares.

Daniel Prieto Castillo manifiesta que los comunicadores debemos desempeñar un papel  de emisores-voceros, pero no de ciertos grupos o minorías, como sucede en lo que él denomina la comunicación colectiva, donde los emisores destacan no por su preparación o experiencia sino por el sometimiento al gran emisor (el medio de comunicación). Por el contrario, los comunicadores deben ser voceros de un grupo representativo de la sociedad. En la comunicación intermedia, en donde entran los medios comunitarios, Prieto sugiere hablar de promotores comunitarios de comunicación, cuya función sería incentivar la participación de todos los ciudadanos y procurar su plena inmersión en los procesos de comunicación, al igual que brindar una guía o asesoramiento para la implementación y manejo de información.

Muy pocas veces se considera esta función comunitaria de un periodista, porque no se la considera fundamental, pero que diferente sería si los medios de comunicación se manejaran de tal forma. El problema que tal vez podría surgir en este tipo de desempeño periodístico alternativo es, como lo dice Prieto, la monopolización, para volver a la triste realidad de comunicadores emisores.

Periodistas: mediadores o intermediarios

La ciudad de Quito es nuestra comunidad inmediata. Todos sus habitantes tenemos a diario problemas e inquietudes, que algunas veces las autoridades correspondientes (alcaldes, concejales, policías) no han solucionado. ¿A quién recurrir?

Sin duda alguna necesitamos ser escuchados y que todos conozcan nuestros problemas para que así sean solucionados. Entonces, los medios de comunicación son la voz masiva de la ciudadanía para resolver sus inquietudes, Es por ello, que los espacios comunitarios de los medios de comunicación se han convertido en el lugar, por decir algo, de denuncias y quejas que necesitan de una respuesta.

En este caso, el papel de los comunicadores de los segmentos de la comunidad es ser portavoces de sus problemas, pero no pueden convertirse en creadores de soluciones y mucho menos tomarse atribuciones que no les corresponden, pues crean una imagen de héroes falsos, que prometen lo inalcanzable, solo para quedar bien ante el público y oponerse a la autoridad. Los profesionales de la comunicación trabajan en torno a la comunidad y necesariamente su labor implica un acercamiento con las personas: en los barrios, eventos, accidentes, etc. Esto produce una identificación con el público, pero se debe mantener bien clara su posición.

Entonces, ¿el periodista es un intermediario o mediador? Jesús Martín Barbero manifiesta que el intermediario establece relaciones entre una parte y otra; a diferencia del mediador que busca la participación de la gente en la historia común. A ningún momento se habla de intromisión por parte del periodista, simplemente de un acercamiento al público.

En este tema, el periodista debe laborar bajo parámetros éticos. Es verdad que todos somos parte de la sociedad y, de una u otra forma, nos sentimos involucrados con ella; es muy complicado separar al condición humana con el carácter profesional. Ante este dilema, Javier Darío Restrespo nos plantea una pregunta ¿La preparación para informar del periodista es tan válida como la preparación de otros profesionales? y yo me pregunto, si un periodista se ocupa de otras actividades, ¿quién se encargará de informar?

A %d blogueros les gusta esto: