Read!
Artículos de opinión, Comunicación Participativa, Espacios de la comunidad, Periodismo

El silencio discursivo como poder

Mucho se ha juzgado a los medios de comunicación por la información “que dicen” y las formas en que lo hacen; sin embargo, poco se ha tratado de lo que los medios no dicen  y no llega a percibirse en la opinión pública, por falta de difusión. Un análisis de la revista Mediaciones de CIESPAL analiza esta estrategia retórica.

El “silencio discursivo”, se da con alguna frecuencia en los medios. Desde luego, siempre habrán silencios, omisiones, pues no es posible que el medio dé cuenta de toda la infinidad de hechos que se dan en la realidad. Por eso, cuando hablamos de “silencio discursivo” nos referimos al silenciamiento intencional de acontecimientos noticiosos; es decir, de hechos de importancia pública que los medios están obligados a difundir como noticia. Por ejemplo, la agresión verbal y física a una asambleísta.

El 11 de abril de 2012, la Asamblea Nacional de Ecuador puso en la agenda una vez más el proyecto de ley de comunicación, proceso que ya lleva casi 3 años. Fue una sesión caótica, donde abundaron discursos e insultos, algunos de tono racista como el de Dalo Bucaram a  Pedro de la Cruz. Luego de la sesión, que fue suspendida hasta nuevo aviso, la asambleísta María Augusta Calle fue “agredida verbal y físicamente”, según su propia versión dada a los medios, por un integrante del grupo (K´abreados), que fue detenido por la policía. Sin duda, este es un hecho que desde la perspectiva periodística, exenta de posiciones políticas, debe ser considerado como noticia.

Con este criterio CIESPAL realizó un análisis de la información publicada al siguiente día (12 de abril) en algunos diarios nacionales. Aunque todos dan un gran despliegue a la jornada legislativa de ese día, la mayoría oculta esa noticia, los resultados son una evidencia clara de ese “silencio discursivo”.

El diario La Hora no dice absolutamente nada sobre el incidente.

El Expreso, en su “Frase del día” (p. 3) cita brevemente a María Augusta Calle cuando ella denuncia la agresión y afirma que no va a permitir que se “mancille su honra”, entre paréntesis el diario señala que esa cita es “en relación a la agresión verbal” y obvia lo de la agresión física. Esta minimización del hecho contrasta con el despliegue que sí da a lo que el diario califica como “agresión verbal que los “oficialistas” dieron a su “ex compañero  Washington Cruz”, que va como pie de una gran foto (más o menos de 50 cm/col).

El Comercio no dice absolutamente nada sobre lo acontecido con la asambleísta Calle, tampoco El Universo.

En el diario Hoy, hay una brevísima alusión al hecho en  su página 2.

La excepción es El Telégrafo, diario en el que hay una nota, de unos 20 cm/col, con el título “Uno de los K´abreados habría agredido a María Augusta Calle”.

Cabe recordar las reflexiones  que Noam Chomsky hace sobre uno de los recursos de la propaganda: lo que él llama “víctimas dignas” y “víctimas indignas”, calificaciones dadas según el alineamiento político del medio. Las primeras son las víctimas funcionales a ese alineamiento, por ejemplo, los balseros cubanos que salen de la isla hacia Florida, son enfocados como héroes y mártires, “víctimas dignas”, según la prensa alineada con el poder hegemóminco. Los segundos son lo contrario, afectan a ese alineamiento; por ejemplo, las barcazas abarrotadas de latinos que se arriesgan por el Pacífico para llegar a Centro América y ulteriormente a los EEUU; son ilegales, un riesgo para la seguridad, son “víctimas indignas”.

Con estos elementos el lector puede sacar sus propias conclusiones sobre la minimización o silenciamiento de lo acontecido con M. A. Calle. Y también podría preguntarse cuál habría sido la información de estos diarios si la agredida hubiese sido Cinthia Viteri o César Montúfar, cuya posición era defendida por el grupo agresor, ¿habrían sido víctimas dignas o indignas?, ¿ese hecho habría sido digno de difundirse o no?

No hay duda que la ausencia de información es un gran recurso que usa el poder y que da poder.

Revista Mediaciones, abril 2012 

Anuncios

Acerca de Didis

Licenciada en Comunicación, mención en Periodismo, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Sus intereses profesionales se enfocan en el periodismo multimedia, comunicación para el desarrollo, community management. Entre sus aficiones están la producción audiovisual, el cine, la poesía y la artesanía. Actualmente se desempeña como periodista freelance en Tevesur Cusco. Fue conductora del noticiero especializado Economía y Negocios, reportera y asistente de producción en Multimedios 106 de Quito, Ecuador. Trabajó como Servidor Público de Apoyo en el departamento de Digitalización y Archivo de la Superintendencia de Compañías en 2011. Realizó pasantías de reportera del noticiero 24 Horas, de Teleamazonas en 2010 – 2011. Se desempeñó como Asistente de Producción en Estación Web desde 2009 a 2010. Realizó pasantías en el departamento de Comunicación de la Vicepresidencia de la República en 2009. Coproductora y locutora del programa radial Alternativa Juvenil de Ex Radio la Luna desde 2007 a 2008.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: