Archives

ONU

Esta etiqueta está asociada a 2 entradas

Centros de comunicación en América Latina

Con el surgimiento de nuevas formas y enfoques de la Comunicación, no fue suficiente potenciar el trabajo individual de los medios y empresas. Para conseguir un crecimiento de las regiones de América Latina es necesaria la suma de esfuerzos; es por eso, que la experiencia de cooperación interinstitucional entre organizaciones de Comunicación y otras propulsoras del desarrollo ha sido muy amplia en el continente.

En muchos países, los medios comunitarios no se pueden mantener por sí mismos, no sólo en lo referente al aspecto económico sino también en cuanto a su independencia y fines de constitución. “El financiamiento ha sido un limitante para la existencia de medios comunitarios realmente autónomos. En ocasiones, cuando el Estado proporciona el apoyo, también condiciona los contenidos y ejerce una censura abierta o velada” [Alfonso Gumucio, citado por Raisa Urribarrí,  Medios comunitarios: el reto de formar(se) para la inclusión, Revista Comunicación, (Venezuela),  (2007): 50]; o en ciertos casos, los encargados de los medios pierden su horizonte y tergiversan el fin comunitario que debería mantenerse. Muchas radios comunitarias sin apoyo, han sido sometidas al poder, como el caso de Venezuela, o simplemente han desaparecido.

Sin embargo, otros medios comunitarios se unieron para fortalecerse e, incluso, buscaron apoyo de otras instituciones para no limitarse simplemente a informar, más bien a contribuir a la sociedad. En México, los indígenas querían radios comunitarias para compartir información de su cultura en su propio idioma. Si la iniciativa se quedaba sólo en una comunidad y no buscaba expansión, seguramente se hubiera extinguido; pero los indígenas, con apoyo de profesionales de varias ramas, sacaron adelante el proyecto. En 1979, el Instituto Nacional Indigenista (INI), organismo autónomo e independiente del gobierno federal mexicano, crea el Sistema de Radiodifusoras para llevar a cabo proyectos de comunicación, información, promoción y difusión de las culturas y tradiciones indígenas.  Esta idea permitió mantener y consolidar la comunicación comunitaria indígena con la participación de todos los miembros, y además fomentó el progreso de las diferentes etnias, en cuanto, a educación, salud  y trabajo. Actualmente, el sistema cubre alrededor de novecientos cincuenta y cuatro municipios, con emisiones en treinta y una lenguas indígenas y en castellano.

Otra forma de cooperación y de trabajo interdisciplinario es los Centros de Comunicación (CC) que buscan la unidad de personas, medios de comunicación, organizaciones e instituciones para consolidar el aprendizaje y la acción conjunta, que generen un proceso de desarrollo.  Tal es el caso de México, Centro América y el Caribe donde se ha potenciado la Comunicación Alternativa, con lo cual, se han formado redes de apoyo interregional. El Centro de Comunicación para el Desarrollo de América Central y el Caribe es “una organización no lucrativa integrada por un grupo de profesionales de diferentes disciplinas que buscan una manera diferente de hacer comunicación y que está enfocada a mejorar la calidad de vida de las personas, mediante la coordinación de esfuerzos a nivel regional”. En un inicio se lo planteó como CC, pero actualmente se ha cambiado su denominación a plataforma de CPD (Comunicación para el Desarrollo)  por no ser un espacio físico, pero que mantiene sus fundamentos.

La plataforma nació en el 2006 y está conformada por medios de comunicación, organizaciones de Comunicación para el Desarrollo y otras de bienestar social de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá; así como cuenta con el apoyo de organismos internacionales como la ONU, UNESCO, FAO Roma, etc. para aplicar procesos de comunicación que contribuyan al desarrollo social, en armonía con el ambiente.

El trabajo de la plataforma consiste en propiciar la reflexión sobre la realidad de los países miembros y mejorarla a partir del intercambio de materiales, conocimientos y experiencias de comunicación, que permitan, en forma conjunta, planificar y ejecutar proyectos de desarrollo.

Lecturas de interés:

Comunicación y desarrollo en América Latina. El Caso de la radio indigenista en México: Radio XEVFS 

Anuncios

TVMICC, una visión desde la esencia indígena (segunda parte)

Los indígenas dan el primer paso en la  comunicación audiovisual comunitaria

El segundo piso de la sede del movimiento, donde funciona TVMICC, se ha convertido en el nuevo lugar de trabajo de Ángel Tibán, dirigente indígena que desde la concepción del proyecto comunicativo colaboró como voluntario hasta llegar a convertirse en Gerente General.

Él comenta que durante el plazo después de la concesión, tuvieron un arduo trabajo para conseguir los fondos económicos para la infraestructura y los equipos. El Gobierno Provincial de Cotopaxi financió la construcción de la segunda planta del edificio, el Consejo de Desarrollo de las nacionalidades y pueblos del Ecuador (CODENPE) consignó un monto para la adquisición de los primeros equipos de emisión, al igual que la Organización de Naciones Unidas (ONU) que además ayudó con la capacitación para los voluntarios del medio. La primera inversión fue alrededor de noventa mil dólares con los que se compraron dos transmisores y una cámara.

Sin embargo, faltaba conseguir un área en el cerro Pilisurco para colocar las antenas de emisión y recepción. Estos sitios son concedidos por el Estado, pero ninguno estaba disponible en ese momento; por lo cual, se tuvo que negociar con el Movimiento Indígena de Tungurahua (MIT), quienes cedieron su terreno para la colocación de los equipos a cambio de dos horas semanales de programación en TVMICC.

Con casi todo listo, el 28 de febrero de 2009 salió al aire por primera vez las emisiones de prueba. Los encargados y primeros voluntarios se capacitaron para el manejo, pero no tenían una experiencia previa en conducción de programas televisivos; por lo cual, en un inicio no existía programación propia. En las mañanas se transmitía un programa educativo de Internet y el resto del día se complementaba con películas y videos musicales.

El Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi nace en 1980 tras una constante lucha de varios dirigentes indígenas de Pujilí y Salcedo para mejorar las condiciones de vida de su pueblo. En la actualidad tiene a su cargo 32 organizaciones ubicadas por parroquias con mayor presencia indígena; es decir, en total está conformado por alrededor de 800 comunas. Entre uno de sus principales objetivos se destaca el restituir el espíritu comunitario, característico de la cultura ancestral; el cual generaba satisfacción al tener o poseer algo en base al esfuerzo en conjunto.

El canal al ser parte de MICC fomenta la participación y gestión social. De acuerdo a las políticas del movimiento, se estableció que en el medio de comunicación debería existir una administración horizontal y descentralizada, que en la conformación del personal existiría igualdad y respeto por las diferencias, que se prohibía la difusión de productos comunicativos que atenten contra la integridad de las personas y, principalmente, que el idioma quichua prevalecería en los programas.

Hasta el momento se han cumplido estos preceptos, sobre todo, desde que se planificó la programación propia que está enfocada en rescatar la cultura indígena de la provincia: sus conocimientos, sus tradiciones, su organización, en fin, la diversidad de su forma de vida, que, hasta antes de la existencia del canal, para muchos cotopaxenses era desconocida.

Los voluntarios trabajaron en la  primera transmisión en vivo el 17 de julio de 2009, cuando, con un gran desfile por el centro de Latacunga, se inauguró oficialmente el canal. Su señal ya llegaba hasta 400 comunidades en los cantones de Latacunga, Salcedo, Pujilí, Saquisilí, La Maná, ciertas zonas de la provincia de Tungurahua y varias comunas de la parte alta de Chimborazo.

Programa Ñucanchi Yuyay

A partir de ese día, se contó con dos programas propios: Ñucanchi Yuyay, en quichua y Voces e identidad, en español, que se transmiten en la mañana y noche en ese respectivo orden, de lunes a viernes. Ambos tratan distintos géneros periodísticos: noticias, entrevistas, opinión; todos ellos enfocados en temas de interés para la población indígena y campesina, puesto que la zona rural de la provincia es el público objetivo.

Programa Voces e Identidad

Pese a la competencia con las televisoras locales, nunca se pensó en implementar programas lucrativos que vayan en contra de los principios con los que se concibieron los medios comunitarios. El canal necesita una inversión mensual promedio de cinco mil dólares, que hasta el momento ha sido sustentada por el MICC; sin embargo, se está buscando crear alianzas estratégicas con organizaciones y también brindar espacios publicitarios, para obtener fondos suficientes que cubran el mantenimiento de los equipos y algún incentivo para los voluntarios.

Junto con Ángel Tibán colaboran seis personas más: José Venegas, Blanca Naula, Maritza Salazar, Mario Alomoto, Luis Aimacaña y Jorge Guamán; ellos desempeñan las funciones de presentadores, reporteros, camarógrafos o lo que sea necesario para sacar adelante la labor del canal. También, gracias al apoyo de GARABIDE , una ONG del país Vasco, que trabaja en el desarrollo de proyectos de cooperación con personas y organizaciones de comunidades lingüísticas, se ha podido contar con la presencia de estudiantes extranjeros, quienes también han ayudado en las capacitaciones y trabajo periodístico.

Para el Gerente, TVMICC crea nuevas formas de producción comunicativa y de relación con la gente; por ello es necesario trabajar en una verdadera comunicación alternativa  e incluyente. Las proyecciones que se tienen son alcanzar el sesenta por ciento de programación en quichua con las propuestas que entreguen los representantes de las comunas y expandir la cobertura a toda la provincia.

A %d blogueros les gusta esto: