Archives

televisión

Esta etiqueta está asociada a 4 entradas

Lerner: Medios masivos y su papel en el desarrollo

A finales de los 50, varios investigadores estadounidenses empezaron a trabajar en estudios acerca de los nuevos enfoques y fines de la comunicación, principalmente relacionadas con el desarrollo.

Daniel Lerner, sociólogo del Instituto Tecnológico de Massachussetts, publicó un estudio en el que analizó la situación de más 100 países acerca del proceso de extinción de la sociedad tradicional y el surgimiento de la modernización.

El proceso de modernización comprende un conjunto de ideas y estrategias políticas, económicas, sociales, etc. orientadas hacia el desarrollo. Este pensamiento se concibió ya desde finales del siglo XXIII e inicios del siglo XIX, por influencia de la revolución francesa  e industrial que buscaron la reivindicación del ser humano en el plano social y laboral, respectivamente. En el siglo XX, por los problemas bélicos a nivel mundial, el concepto de modernización y principalmente, desarrollo, se volvió a plantear, principalmente como una alternativa para el crecimiento de los países subdesarrollados.

El trabajo de Lerner se concibió como una de las tantas Teorías de Desarrollo propuestas en la época, en este caso, planteó la Teoría de la Modernización, la cual destaca la correlación entre el desarrollo nacional y la comunicación social. Las investigaciones anteriores del sociólogo estaban relacionadas con la propaganda e información en la época de la Segunda Guerra Mundial; por lo cual, tras el término de la misma, Lerner sostuvo que la transmisión de propagandas mediante medios masivos, principalmente la televisión, podía generar una “proyección positiva de estímulos y transmisión de conocimiento capaz de remover los estados psicológicos y culturales del subdesarrollo”.

Para este estudioso, los medios de comunicación ayudaban de forma significativa para el desarrollo, puesto que al transmitir modelos de vida, creaban nuevas aspiraciones y promovían la empatía ; al agrupar a colectivos, fomentaba su participación en actividades sociales y, por ende, era una formas de crear nuevos liderazgos. Sin embargo, al ver a los medios de esta forma, se los consideró como una herramienta para contraponer dos realidades (desarrollo y subdesarrollo) e influenciar en la última para que logre una semejanza con el “modelo a seguir”.

La Teoría de la Modernización consta de 4 etapas [Luis Ramiro Beltrán, La Comunicación para el desarrollo en Latinoamérica: un recuento de medio siglo, Buenos Aires, 2005, p. 19]:

  • Urbanización: Que no se refiere al crecimiento físico de las urbes, sino al progreso de la población y su acercamiento con nuevas formas de industrialización y manejo de tecnologías.
  • Participación: Hace referencia al papel protagónico que la gente debe cumplir en la comunicación masiva; en este caso, su respuesta frente a los estímulos.
  • Alfabetismo: El papel informativo de los medios se transforma a uno educativo, que además de informar, permita que los receptores creen sus propias ideas y opiniones respecto a temas de su interés.
  • Participación en política: La transformación económica o social de una población, busca también mejorar la democracia.

Con su investigación, Lerner aseguró que la comunicación masiva era a la vez inductora e indicadora de cambio social. En los primeros pasos hacia el desarrollo, los medios informaban a la población sobre las propuestas o proyectos, mostraban las ventajas de estas iniciativas, recomendaban que sean apoyadas y esperaban la respuesta del receptor, que se evidenciaba en estadísticas. Sin duda alguna, con los medios masivos se podía llegar a grandes grupos poblacionales, de una manera general y rápida.

Sin embargo, no era la mejor forma de propiciar un cambio en las bases de la sociedad y en los sectores realmente afectados por el subdesarrollo (población indígena, rural, migrantes, desempleados, subempleados, analfabetos, etc.).  La mayoría de los medios de comunicación masiva han perseguido y persiguen intereses individuales o que han sido sometidos por el gobierno o grupos de poder. Entonces, no se pude hablar de un verdadero desarrollo; puesto que, se estaría tratando de influir para que la población acepte una realidad que no es la suya y que se le reste importancia a sus verdaderas necesidades.  Por otro lado, otros investigadores de las propuestas y planes de desarrollo y su relación con la comunicación plantearon que la comunicación personal tenía mayor efecto en el comportamiento social, porque no se puede aplicar medidas globales de desarrollo, que no conocen el entorno y la realidad de determinada población.

Los medios de comunicación masiva han intervenido activamente en los procesos de transformación social, principalmente al momento de implantar estilos de vida; es por ello que procesos de modernización o globalización han tenido tanto éxito. Pero, al tratar acerca de modelos de desarrollo y propuestas de cambio social, se evidencia que el modelo tradicional o lineal (usado por los medios de comunicación masiva) es ineficiente para involucrar activamente a la población, ya que, es ella quien conoces sus problemas, puede plantear soluciones acorde a su realidad, ejecutar acciones con los recursos a su alcance y comprometerse con el mantenimiento o mejora constante de los proyectos.

Anuncios

TVMICC, una visión desde la esencia indígena (segunda parte)

Los indígenas dan el primer paso en la  comunicación audiovisual comunitaria

El segundo piso de la sede del movimiento, donde funciona TVMICC, se ha convertido en el nuevo lugar de trabajo de Ángel Tibán, dirigente indígena que desde la concepción del proyecto comunicativo colaboró como voluntario hasta llegar a convertirse en Gerente General.

Él comenta que durante el plazo después de la concesión, tuvieron un arduo trabajo para conseguir los fondos económicos para la infraestructura y los equipos. El Gobierno Provincial de Cotopaxi financió la construcción de la segunda planta del edificio, el Consejo de Desarrollo de las nacionalidades y pueblos del Ecuador (CODENPE) consignó un monto para la adquisición de los primeros equipos de emisión, al igual que la Organización de Naciones Unidas (ONU) que además ayudó con la capacitación para los voluntarios del medio. La primera inversión fue alrededor de noventa mil dólares con los que se compraron dos transmisores y una cámara.

Sin embargo, faltaba conseguir un área en el cerro Pilisurco para colocar las antenas de emisión y recepción. Estos sitios son concedidos por el Estado, pero ninguno estaba disponible en ese momento; por lo cual, se tuvo que negociar con el Movimiento Indígena de Tungurahua (MIT), quienes cedieron su terreno para la colocación de los equipos a cambio de dos horas semanales de programación en TVMICC.

Con casi todo listo, el 28 de febrero de 2009 salió al aire por primera vez las emisiones de prueba. Los encargados y primeros voluntarios se capacitaron para el manejo, pero no tenían una experiencia previa en conducción de programas televisivos; por lo cual, en un inicio no existía programación propia. En las mañanas se transmitía un programa educativo de Internet y el resto del día se complementaba con películas y videos musicales.

El Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi nace en 1980 tras una constante lucha de varios dirigentes indígenas de Pujilí y Salcedo para mejorar las condiciones de vida de su pueblo. En la actualidad tiene a su cargo 32 organizaciones ubicadas por parroquias con mayor presencia indígena; es decir, en total está conformado por alrededor de 800 comunas. Entre uno de sus principales objetivos se destaca el restituir el espíritu comunitario, característico de la cultura ancestral; el cual generaba satisfacción al tener o poseer algo en base al esfuerzo en conjunto.

El canal al ser parte de MICC fomenta la participación y gestión social. De acuerdo a las políticas del movimiento, se estableció que en el medio de comunicación debería existir una administración horizontal y descentralizada, que en la conformación del personal existiría igualdad y respeto por las diferencias, que se prohibía la difusión de productos comunicativos que atenten contra la integridad de las personas y, principalmente, que el idioma quichua prevalecería en los programas.

Hasta el momento se han cumplido estos preceptos, sobre todo, desde que se planificó la programación propia que está enfocada en rescatar la cultura indígena de la provincia: sus conocimientos, sus tradiciones, su organización, en fin, la diversidad de su forma de vida, que, hasta antes de la existencia del canal, para muchos cotopaxenses era desconocida.

Los voluntarios trabajaron en la  primera transmisión en vivo el 17 de julio de 2009, cuando, con un gran desfile por el centro de Latacunga, se inauguró oficialmente el canal. Su señal ya llegaba hasta 400 comunidades en los cantones de Latacunga, Salcedo, Pujilí, Saquisilí, La Maná, ciertas zonas de la provincia de Tungurahua y varias comunas de la parte alta de Chimborazo.

Programa Ñucanchi Yuyay

A partir de ese día, se contó con dos programas propios: Ñucanchi Yuyay, en quichua y Voces e identidad, en español, que se transmiten en la mañana y noche en ese respectivo orden, de lunes a viernes. Ambos tratan distintos géneros periodísticos: noticias, entrevistas, opinión; todos ellos enfocados en temas de interés para la población indígena y campesina, puesto que la zona rural de la provincia es el público objetivo.

Programa Voces e Identidad

Pese a la competencia con las televisoras locales, nunca se pensó en implementar programas lucrativos que vayan en contra de los principios con los que se concibieron los medios comunitarios. El canal necesita una inversión mensual promedio de cinco mil dólares, que hasta el momento ha sido sustentada por el MICC; sin embargo, se está buscando crear alianzas estratégicas con organizaciones y también brindar espacios publicitarios, para obtener fondos suficientes que cubran el mantenimiento de los equipos y algún incentivo para los voluntarios.

Junto con Ángel Tibán colaboran seis personas más: José Venegas, Blanca Naula, Maritza Salazar, Mario Alomoto, Luis Aimacaña y Jorge Guamán; ellos desempeñan las funciones de presentadores, reporteros, camarógrafos o lo que sea necesario para sacar adelante la labor del canal. También, gracias al apoyo de GARABIDE , una ONG del país Vasco, que trabaja en el desarrollo de proyectos de cooperación con personas y organizaciones de comunidades lingüísticas, se ha podido contar con la presencia de estudiantes extranjeros, quienes también han ayudado en las capacitaciones y trabajo periodístico.

Para el Gerente, TVMICC crea nuevas formas de producción comunicativa y de relación con la gente; por ello es necesario trabajar en una verdadera comunicación alternativa  e incluyente. Las proyecciones que se tienen son alcanzar el sesenta por ciento de programación en quichua con las propuestas que entreguen los representantes de las comunas y expandir la cobertura a toda la provincia.

Ya existe un canal comunitario e índigena

En nuestro país los grupos excluidos y marginados de la información no se quedan atrás para demostrar que también tiene derecho a escuchar y ser escuchados. TVMICC (Televisión del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi) es el primer canal de televisión comunitario de los indígenas de la provincia de Cotopaxi.
En varios medios de comunicación tradicionales, los temas comunitarios e índigenas no son prioritarios, o en ciertos casos, son tratados con superficialidad. Este aspecto motivó a la Confederación Nacional de Indígenas del Ecuador Conaie y a Pachakutik a crear un medio de comunicación, que permita dar a conocer la problemática de los grupos indígenas de nuestro país.
Estos medios comunitarios deben ser prioritarios en nuestra sociedad; sin embargo, existen muchos limitantes, tanto legales como económicos, que imposibilitan el funcionamiento y surgimiento de estos medios alternativos. La iniciativa indígena propone una desmonopolización de los medios de comunicación, que desde el inicio de sus funcionamiento no han cumplido fines comunitarios.

¿Héroes o Mensajeros del pueblo?

Estamos claros que los periodistas somos un nexo entre los medios de comunicacion y la sociedad. Por estar en mayor contacto con nuestro entorno, podemos conocer diversas situaciones a profundidad, por lo cual, con nuestra investigación podemos proponer soluciones y, si está a nuestro alcance, solucionar algún problema. Pero ¿por qué ciertos medios de comunciación presentan a sus periodistas como HÉROES DEL PUEBLO?

Hago este comentario por el conocido defensor televisivo del pueblo, al que todos conocemos , y personalmente, quien con su ausencia en el noticiero comunitario del medio día me ha brindado una tranquilidad absoluta…. Sí, el mismo Bernardo Abad.

El papel que adopta Abad es un tanto patético, es obvio que todos estamos comprometidos con las causas sociales, pero conocemos perfectamente nuestro papel y no podemos suplantar tareas que les corresponden a las autoridades.

En el noticiero del medio día, Gissela Bayona y Renán Ordoñez siguen la temática de comunidad pero de una forma coherente; no exageran las situaciones, no agreden a los responsables ni se creen los salvadores. Sin embargo, a menudo vemos a Bernardo protestando indignado y mostrándose como el amparador de los pobres.

No se puede impedir la empatía que surge con la sociedad, pero siempre y cuando se mantenga el profesionalismo. Bernardo destaca por su trabajo original, que puede resulta novedoso, interesante y llamar la atención, pero debe recordar su función de escuchar a los ciudadadanos y comunicar sus inquietudes a la sociedad, sin sobrepasar la línea que separa al periodismo de la intromisión y mucho menos del paternalismo. De esta forma, hasta resultaría más agradable a los televidentes.

A %d blogueros les gusta esto: